13. oct., 2021

LOS ÁRBOLES TAMBIÉN MUEREN

Los árboles también mueren,

aunque resulte difícil de creer.

Mueren de amor, como los hombres,

o de pena o de desidia.

Hay que aprender a cultivarlos,

a cantarles la canción del verano,

a leerles un poema de Whitman,

a tomarse una cañita con ellos.

Hay que crecer bajo los árboles,

subirse a sus ramas,

hacer un nido en ellas

y convivir con los pájaros

para aprender a vivir.

Los árboles también mueren,

aunque nosotros no lo sepamos,

y sigamos comprando y vendiendo,

viajando y durmiendo, como si tal cosa.

Sienten nostalgia del paraíso,

de las selvas tropicales,

de los ríos caudalosos

y, sobre todo, sienten nostalgia

de los viejos, que les contaban historias de amor

o de piratas o de dragones.

Los árboles también mueren,

porque nadie les mira,

ni les escucha, 

ni se preocupa por ellos.

Se mueren

porque no les llega la luz que tanto ansían.

Una luz que los hombres les niegan.

Hay que ser árbol o fruto o rama,

o tal vez raíz,

para comprender que la naturaleza

necesita cuidados y mimos,

si los hombres queremos sobrevivir. 

Comentarios recientes

16.02 | 20:30

"El alma es un laberinto de estrellas,

una encrucijada de caminos sin fronteras,"

Me gusta este verso.
Describe muy bien mi visión del alma.

06.01 | 23:14

Me gustan tus poesias, expresan mucho y tienen tanta certeza. Soy una adolescente que escribe poesias tambien jaja, y tu blog me inspira a animarme a crearme el mio. Gracias!! Y segui publicando🙌

08.01 | 16:39

Me detengo un poco pensando que ahí donde nacen los bosques.. ya no hay nada... o más allá de la muerte.

13.12 | 07:34

Gracias. Me sirve de mucho tu comentario

Compartir esta página