10. sep., 2019

BEATUS ILLE

La luz del campo es distinta a la de la ciudad.

La luz en el campo tiene un deje de nostalgia,

de mirar al pasado, de recordar épocas pretéritas,

cuando los hombres habitaban con ella,

y la hacían partícipe de sus sueños.

En la ciudad, el hombre vive de espaldas a la luz.

No cuenta con ella para pagar sus deudas

o para celebrar el nacimiento de sus hijos.

El hombre de la ciudad vive deprisa.

La luz avanza lentamente, como el hombre del campo.

Tiene sus tiempos y sus cadencias.

Sus ritmos, sus prioridades.

La luz del campo vive en una arcadia feliz.

La de la ciudad, prisionera de la noche.

Comentarios recientes

16.02 | 20:30

"El alma es un laberinto de estrellas,

una encrucijada de caminos sin fronteras,"

Me gusta este verso.
Describe muy bien mi visión del alma.

06.01 | 23:14

Me gustan tus poesias, expresan mucho y tienen tanta certeza. Soy una adolescente que escribe poesias tambien jaja, y tu blog me inspira a animarme a crearme el mio. Gracias!! Y segui publicando🙌

08.01 | 16:39

Me detengo un poco pensando que ahí donde nacen los bosques.. ya no hay nada... o más allá de la muerte.

13.12 | 07:34

Gracias. Me sirve de mucho tu comentario

Compartir esta página