29. ago., 2019

EL TREN

Viajar en un tren

también es símbolo

de ese errático viaje que es la vida.

Llegar a Roma, por ejemplo,

puede ser una meta ineludible,

para quien mira siempre el paisaje.

Otra cosa es París,

más pagana, frívola e inquieta,

pero que siempre satisface

las expectativas de quien lleva

vacía la maleta.

El problema es el de siempre.

El rico viaja en vagón de primera clase.

El pobre se conforma con sus sueños. 

Comentarios recientes

16.02 | 20:30

"El alma es un laberinto de estrellas,

una encrucijada de caminos sin fronteras,"

Me gusta este verso.
Describe muy bien mi visión del alma.

06.01 | 23:14

Me gustan tus poesias, expresan mucho y tienen tanta certeza. Soy una adolescente que escribe poesias tambien jaja, y tu blog me inspira a animarme a crearme el mio. Gracias!! Y segui publicando🙌

08.01 | 16:39

Me detengo un poco pensando que ahí donde nacen los bosques.. ya no hay nada... o más allá de la muerte.

13.12 | 07:34

Gracias. Me sirve de mucho tu comentario

Compartir esta página