22. ago., 2019

DOLOR

Te siento, dolor,

dentro de mí,

viejo amigo del alma,

herida que no renuncia a su morada.

Hoy me visitas, como otras veces,

y conviertes mi casa en una cárcel.

Indeleble huella,

hierro incandescente,

que destruye y devora cuanto toca.

Dolor, con tus innúmeros rostros,

con la máscara de la traición o la venganza,

de la muerte o la crueldad,

no eres amor, aunque eres fuego

que quema en la distancia.

Te irás, como se fueron otros.

Contendrás tu furia y tu rabia.

Llegará la lluvia, como siempre,

y apagará tus llamas lentamente. 

Pero mi corazón será más tierno

cuando solo queden cenizas y rescoldos

Comentarios recientes

16.02 | 20:30

"El alma es un laberinto de estrellas,

una encrucijada de caminos sin fronteras,"

Me gusta este verso.
Describe muy bien mi visión del alma.

06.01 | 23:14

Me gustan tus poesias, expresan mucho y tienen tanta certeza. Soy una adolescente que escribe poesias tambien jaja, y tu blog me inspira a animarme a crearme el mio. Gracias!! Y segui publicando🙌

08.01 | 16:39

Me detengo un poco pensando que ahí donde nacen los bosques.. ya no hay nada... o más allá de la muerte.

13.12 | 07:34

Gracias. Me sirve de mucho tu comentario

Compartir esta página