31. dic., 2014

Texto

Fue el rostro de aquel ángel

En aquel amanecer mudo y eterno,

Lleno de presagios e incertidumbres,

Quien se adentró en la espesura de mi alma,

Quien preguntó por dónde se iba hasta mi playa desierta,

Quien se aprendió los nombres de los héroes de mi infancia,

El que me trajo las gaviotas, las estrellas y los rumores del viento.

Fue el rostro de aquel ángel,

Aquel rostro de porcelana y luces sin olvido,

Sin miedo, sin sombras, sin silencio,

El que supo desde el primer momento

Cuál era mi camino y mi horizonte.

Comentarios recientes

16.02 | 20:30

"El alma es un laberinto de estrellas,

una encrucijada de caminos sin fronteras,"

Me gusta este verso.
Describe muy bien mi visión del alma.

06.01 | 23:14

Me gustan tus poesias, expresan mucho y tienen tanta certeza. Soy una adolescente que escribe poesias tambien jaja, y tu blog me inspira a animarme a crearme el mio. Gracias!! Y segui publicando🙌

08.01 | 16:39

Me detengo un poco pensando que ahí donde nacen los bosques.. ya no hay nada... o más allá de la muerte.

13.12 | 07:34

Gracias. Me sirve de mucho tu comentario

Compartir esta página