23. abr., 2022

YO YA NO DISTINGO TU OLOR

Yo ya no distingo tu olor

de esa palabra 

que construye el universo,

las galaxias, los planetas

y ese rincón en el que te sientas cada tarde.

Tu olor recrea panoramas inciertos,

enciende el nuevo día

y me duermo con él todas las noches.

Tu olor es savia pura,

raíz y océano en el que me hundo,

salvajes tierras.

Tu olor se clava en la memoria de los días

y es asueto y verso y golondrina

o verbos irregulares que se quiebran

o un acantilado que asoma por la puerta

o un vergel esperándome en otoño.

Yo ya no distingo tu olor

de esa palabra

que construye el mundo

y es hermana, amiga, compañera.