25. mar., 2022

LAS LINDES DEL ALMA

Pronunciar tu nombre es saberse querido,

recordar muchas noches y olvidar lo que he sido.

Abandonar el pasado en una choza oscura.

Dejar que la lluvia se lleve los adjetivos

y preferir los pronombres con todos sus desvelos.

Pronunciar tu nombre es saberse querido,

pintar en una nube la palabra deseo.

Viajar con la maleta cargada de promesas, 

y esperar en la estación a que lleguen los sueños. 

Pronunciar tu nombre es saberse querido.

Mirarse en el espejo y no sentirse solo.

Contemplar un barco izando la bandera,

navegar sin descanso por rutas escondidas.

Pronunciar tu nombre es saberse querido

en todos los recodos, en todos los caminos,

en todas las voces, en todo aquello

que ignoro y también en aquello que serpea

por las lindes del alma.