24. mar., 2022

FARO, GUÍA, MAESTRA

Ya no espero nada de nadie.

Lo que me quieran dar que me lo den.

Yo, como Atahualpa, no necesito silencio.

Solo un poco de paz, 

algo de pan para mi mesa austera,

un patio pequeño con su tapia

por la que suba la madreselva,

también la lluvia, que es sabia

y profunda.

Ya no espero nada de nadie.

Tan solo de la luz,

esa que brilla a lo lejos,

y es faro, guía, maestra.