16. ene., 2022

DERROTA

Reconozco mi derrota.

Fuiste más fuerte que yo y me venciste.

Tú derribaste todos mis muros,

asaltaste todas mis fortalezas,

escalaste todas mis verjas.

Tus olas me llevaron mar adentro.

Tu luz me cegó en medio de la noche.

Apartaste todas mis sombras.

Te adentraste en todos mis laberintos,

con sus viejas columnas y sus oscuros capiteles.

Anduviste por todos mis senderos,

para encontrarme rota y malherida.

Te sentaste en mi sillón preferido.

Aprendiste mi lengua 

y su origen de almendra y madreselva.  

Me enseñaste de la vida y de la muerte.

Y todo lo hiciste porque quisiste.

Nunca me pediste nada a cambio.

Acepto mi derrota.

Tú me venciste en el borde dorado de mi sueño.