9. ene., 2022

EMPECEMOS BIEN

Empecemos bien la jornada.

Olvidemos la discusión de ayer con el jefe.

El tráfico de la autovía.

Las reuniones familiares.

El café frío de media mañana.

Al camarero irascible.

La pregunta inoportuna.  

El plantón de Leovigildo. 

Empecemos bien la jornada.

Pongamos cada cosa 

en su debido lugar,

el jarrón chino,

el último DVD de Zhang Yimou,

la declaración de Hacienda,

el consabido retrato,

la incertidumbre creciente,

la queja entre visillos,

la ingrata desconfianza,

la manzana al horno.

Empecemos bien la jornada. 

O tal vez la semana, 

el mes, 

el año.

Empecemos bien

lo que va a durar tan poco.