10. oct., 2021

A RAUDALES

Abre las ventanas de par en par.

Sube las persianas hasta arriba.

Deja que la luz entre a raudales,

que ilumine todos los espacios vacíos,

hasta el último recoveco

de los armarios,

de los cajones,

de las consolas.

Y luego da gracias

porque has visto esa flor

que la oscuridad te impedía ver.