21. dic., 2020

EL PERDÓN

Las personas decepcionan.

Prometen y no cumplen.

Traicionan y engañan.

Mienten y te abandonan.

Las personas decepcionan.

Son frágiles e inconstantes,

Frívolas e hipócritas.

Con defectos y miserias,

dominantes y soberbias,

jactanciosas y petulantes.

Las personas decepcionan,

y no tienen corazón,

son duras y crueles,

impacientes y ambiciosas,

volubles y zizañosas.

Pero a veces sonríen 

y lloran y cantan

y abrazan

y ríen

y madrugan

y llaman a sus hijos por su nombre

y sudan en verano

y contemplan la nieve extasiadas

y cuecen el pan de los pobres

y socorren al desvalido

y consuelan al triste

y van de la mano con su adversario 

y miran al cielo

y escuchan la armonía del universo

y el concierto de violines

y escriben poemas de amor

y claman por la paz

y sueñan con volver a su patria

y con un mundo más justo y habitable,

y, al fin, piden perdón

y vuelven a recomenzar.