22. jun., 2020

LA HERIDA

Muchos hablan de ti.

A veces mal.

A veces bien.

Dicen algunos

que los abandonas,

que estás muy centrado en ti mismo

o que eres aburrido, opaco, intransferible.

Que estás lejos

y no escuchas a los pobres.

Que no quieren verte

ni retratado en un óleo.

Que por ellos los domingos no existirían.

Son los mismos que dicen ignorarte,

pero siempre estás en sus palabras,

como una herida que no cesa de sangrar.