6. jun., 2020

DESDE HACE TIEMPO

Me aburren las cenas largas 

donde todo el mundo cuenta sus viajes a Tailandia

o a la Patagonia,

y las fiestas donde todos beben champagne

y recitan poemas de Walt Whitman.

Me parece que la felicidad es otra cosa.

Tal vez un largo paseo a la orilla del río

o comerse un helado a deshora

en aquella heladería vieja y destartalada

o sentarse en un banco a ver volar las gaviotas.

La felicidad es otra cosa distinta

de la que piensan los hombres.

Algo más sencillo.

Algo parecido a una paloma

o al arco iris.

Estoy segura.

La felicidad es otra cosa,

más sencilla,

más simple,

y por eso, más poderosa.

Lo sé desde hace tiempo.

Desde que vi aquella luz en tu mirada.