5. jun., 2020

FANTASMAS

Yo tengo fantasmas de todas las medidas y colores.

Deambulan por la noche con sus pesadas cadenas

por los pasillos de mi castillo.

Soy feliz con mis fantasmas,

que a veces me conducen a la niñez,

cuando devoraba libros de Guillermo Brown y de Astérix.

Otras veces me llevan a Argentina

y entonces resucita Carlos Gardel con sus tangos

o Atahualpa Yupanqui con sus milongas.

En ocasiones pierden el rumbo

y se estrellan contra las rocas del acantilado.

Entonces hay olas gigantescas

y cuervos y búhos amenazantes,

pero siempre vuelven a la rutina.

Yo tengo fantasmas, 

escondidos tras las fotos y los retratos

o guardados en un viejo baúl en la buhardilla,

o entre las hojas de un libro de poemas,

cubiertos de polvo y amarillentos.

Yo tengo fantasmas, como todo el mundo,

porque nadie es feliz estando solo.