30. may., 2020

ANGUSTIA

Te escucho con preocupación,

con angustia,

porque has recorrido muchos mares,

viajado por muchos países.

Has asistido a innúmeras reuniones de sabios

y has recibido muchas condecoraciones

y el aplauso de todos los poderosos de la tierra.

Has sido aclamado por los pobres

y te has sentado en el trono de los gigantes.

Has subido al Olimpo de los dioses

y se han postrado ante ti leones y lobos heridos

por tu perspicacia y agudeza.

Te escucho con preocupación y angustia

porque has estado siempre en la cima,

pero nunca has bajado a lo hondo de tu corazón.