29. may., 2020

POZO INSONDABLE

Me llega desde un lugar remoto,

aislado, casi ignoto,

una voz que me nombra,

y en la penumbra me sorprendo

y ahogo un grito,

tal vez de alegría,

de temor,

de fascinación ante lo inesperado.

Y aquí estoy, hurgando en mi corazón,

pozo insondable,

inexplorado,

donde hay quejas, 

heridas,

laberintos intrincados,

diamantes y zafiros,

que nunca he visto,

 Y aquí estoy hurgando en mi corazón,

pobre y desvalido,

buscando entre sus grietas al que me llama.