18. may., 2020

SON PEQUEÑAS LAS COSAS

Son pequeñas las cosas.

Sin valor.

No hacen ruido.

Se cuelan por las rendijas del alma.

En su diario acontecer

traen alegrías, 

tristezas, 

desengaños,

amores imposibles,

despedidas inciertas,

verdades como puños,

amaneceres lejanos,

sombras siniestras,

sueños tardíos,

el cansancio del otoño,

miradas elocuentes,

cartas perdidas,

paisajes nostálgicos,

el retrato del abuelo,

el viaje a la India,

el dolor inesperado,

el pastel de chocolate,

las tardes de septiembre,

y, a veces, también traen el mar

-tan grande y misterioso,

tan lejano y cercano al mismo tiempo-,

de noche y en silencio.