16. may., 2020

MIRADAS

La ciudad es la misma.

Sus calles, sus parques, sus balcones.

El bosque sigue siendo un misterio.

Sus voces, sus castillos, sus lagos.

El río no ha desviado su curso.

Los pájaros cantan sus trovas.

El paisaje es versátil, como siempre.

La lluvia no deja de acariciar.

El viento es voluble y cicatero.

En el campo crecen el trigo y la cebada.

Los árboles dan sombra al caminante.

Los senderos se dirigen a tu casa.

Todo es igual que ayer,

que hace mil noches.

Nada ha cambiado.

Solo la luz con que lo miro.