8. may., 2020

HAY VECES QUE LLEGAS EN LA NOCHE

Hay veces que llegas en la noche,

como un vendaval que todo lo derriba,

las más altas torres, los más altos muros,

y entras en mi castillo,

poblado de fantasmas y recuerdos,

de retratos polvorientos,

de armarios y de liras.

Hay veces que llegas en la noche,

como una tormenta de arena en el desierto,

como un rayo que todo lo sacude,

como el hacha que rompe los cerrojos.

Hay veces que llegas en la noche,

como el barco a un puerto solitario, 

y naufragas en mi corazón herido,

como si un poema de Bécquer se tratara.