6. may., 2020

ME GUSTAS

Me gustas cuando subes las escaleras,

como si estuvieras escalando el Everest.

Cuando te pones digno y circunspecto

y me recitas el soliloquio de Segismundo.

Cuando abres la ventana

para que entre todo el polvo de la calle.

Cuando gritas en sueños

y despiertas a todo el vecindario.

Cuando te vistes de gala

para contarme tus aventuras amorosas.

Cuando escuchas las Suites for Cello de Bach

y te quedas dormido en el sofá.

Cuando me llevas la contraria

porque todo en esta vida es relativo.

Cuando dictas sentencia inapelable

contra los lagartos y las buganvillas.

Cuando te sientas en el banco con los viejos

a hablar de gigantes y molinos de viento.

Me gustas mucho, tanto,

que  incluso te perdono no haberte conocido.