6. may., 2020

VENID A MÍ, PALABRAS

Venid a mí, palabras,

de todos los rincones de la tierra.

Altivas o sumisas,

recientes o estropeadas,

opacas o brillantes,

sedientas o saciadas,

turbulentas o nítidas,

Venid cuando queráis.

En mis horas tristes y amargas,

cuando suenan los aplausos,

acompañadas de bufones y payasos,

de duendes y gigantes,

de magia y sortilegio.

Venid, aunque no os llame,

aunque no salga a vuestro encuentro,

aunque sea de noche y haga frío,

aunque no tenga vino que ofreceros.

Venid en vuestros caballos galopantes,

o en los trenes cargados de nostalgia,

o en los barcos que divisan tierras vírgenes,

o en la luz que transporta un nuevo día.

Venid, que ya es tarde,

y el silencio amenaza con quedarse.