12. abr., 2020

HA LLEGADO EL SILENCIO

Ha llegado el silencio. 

Solo se oye el lamento de los pájaros,

allá, en un lugar abrupto y desolado.

El río ya no canta.

¿Para qué, si ya no hay nada que cantar?

El mar ya no ruge 

y el viento ha enmudecido,

quién sabe si para siempre.

Hasta el poeta se ha callado en su refugio

y los versos no tienen un lugar donde dormir.

 

Ha llegado el silencio.

Implacable e irreductible.

Sin embargo, ahora oigo con más fuerza

los latidos de tu corazón.