8. feb., 2020

LA CARTA ANÓNIMA

He recibido una carta anónima,

sin remitente,

que procede de ninguna parte,

que tampoco va dirigida a mí,

ni a nadie,

que no tiene destino,

pero cuando la leo por las noches

sus palabras me llenan de alegría.