2. ene., 2020

PLEGARIA

Se ama aquello que es distinto,

lo ignoto, el paisaje que avanza lentamente.

Se ama el presente, el pasado, el futuro,

la noche que se quiebra a la luz de la luna,

los recuerdos que llegan con las sombras.

Se ama lo que está lejos,

porque en la distancia la luz es más nítida.

Se aman las ciudades,

sobre todo cuando son viejas

y un músico interpreta a Bach bajo los porches.

A veces, también se aman los cementerios

donde habitan los sueños 

y el insondable misterio.

Se ama porque el corazón lo pide a gritos

y hay alguien escuchando su plegaria.