30. dic., 2019

EL RÍO

Escuchar una canción de Edith Piaff

o de Jacques Brel o de Aznavour

es regresar a ese paisaje cierto de la juventud,

donde las cosas vibran,

donde siempre te espera alguien,

donde no hay porqués ni dudas.

Escuchar su voz es 

bañarse en el río que nunca volverá.