30. dic., 2019

EL VIENTO DEL INVIERNO

Hay que leer mucho.

Hay que saber mucho,

de la vida, de los astros,

del último filósofo postmoderno,

de cine, de Tarkovsky, de Ibsen,

de la Guerra de los Treinta Años.

Hay que leer mucho,

vorazmente,

saber más que el hombre que regresa de la guerra

o que aquel otro que planta un árbol.

Hay que conocer todos los oráculos,

todas las profecías,

todos los mitos,

todos los axiomas,

predecir si habrá tormenta o sol radiante.

 

Hay que saber mucho

para poder escribir una palabra

y que no se la lleve el viento del invierno.