18. dic., 2019

NADA IMPORTA

Todos nos hacemos viejos de un día para otro,

igual que llega el otoño de repente.

Ayer estábamos en la plenitud

y hoy contemplamos cómo las hojas van cayendo de los árboles.

Ser viejo o ser niño nada importa.

Los niños miran al futuro.

Los viejos miran al pasado.

Y yo miro el cielo azul

por el que no parece que pasen los años.