6. oct., 2019

EL POEMA

Tengo algo dentro de mí.

No sé. Un mar que ruge.

O tal vez un bosque incendiado.

Es algo que pugna por salir,

pero un muro lo detiene.

Un muro con soldados 

que vigilan,

que están al acecho.

Es algo que se esconde 

cuando quiero alcanzarlo.

A veces se alza como una torre inexpugnable.

Otras es el ciervo que huye

o la paloma que nunca llega a mi ventana.

Es algo que me muerde

y no conozco, pero siempre está ahí,

con sus ojos, mirándome.

Parece que suplica,

como la lluvia en otoño.

Parece que llora,

como un niño asustado.

Puede que sea una plegaria,

o el canto de un pájaro.

Tal vez sea el poema

que nunca he de escribir.