28. sep., 2019

AUNQUE ME PIERDA

Saber quién soy yo, pues sí lo sé.

No soy mi memoria, 

ni ese laberinto intrincado por el que anda algún fantasma.

Mis pasos no son yo.

Ni la sucesión de las horas 

ni la ausencia de aquellos que no llegué a ser.

Tampoco soy el sueño turbio de algún monstruo

ni un ser para la nada.

No soy mis pensamientos,

asomados siempre al precipicio.

Ni soy tampoco aquello que los demás dicen que soy.

No soy un verso suelto

ni estoy presa en un castillo irreductible.

El universo entero se vuelca en mí cada minuto

para decirme que mi yo tiene un lugar preciso,

que es una historia única e irrepetible,

que el mar pregunta por mí, aunque me pierda.