20. sep., 2019

LA MELODÍA ANTIGUA

Aquí tienes la melodía antigua

que canta sin cesar entre las rocas.

Oleaje profundo y agua clara.

Hay algo en tu mirar que me sorprende,

como el sueño de un pirata allá en las nubes.

Aquí tienes la melodía antigua,

la que canta el amante en su huida.

Eres de bronce y algo de amatista.

Brillas igual que un relámpago en la noche.

Hoy no sé qué leyenda he de contarte

que no hable de mendigos y princesas.

Hace ya tanto tiempo que te fuiste,

que nadie pregunta por ti allá en el puerto.

Aquí tienes la melodía antigua,

la misma que eleva el monje al cielo

en su soledad y en su misterio,

la misma del violín desvencijado,

la del arpa del salón en el ángulo oscuro,

la de los astros y las constelaciones,

la que llega a la más alta esfera,

después de haber sido barro y arena,

la música no perecedera,

la ansiada armonía del alma.