17. sep., 2019

MI NOMBRE

Tenerlo todo bien dispuesto.

Que haya armonía y belleza en el jardin.

Que la estatua tenga los ojos de niebla.

Que el mar sea el símbolo por excelencia.

Que la noche desate sus caballos.

Que haya rosas y muertos y asesinos.

Que el tiempo sea la maldición de los dioses.

Que haya algún lugar donde la lluvia esté siempre presente.

Que el amor sea una golondrina que vuelva en primavera.

Que un sueño llame todas las noches.

Que las ciudades sean circunspectas y olvidadizas.

Que el río vaya a dar siempre a la mar.

Que todo se convierta en polvo, en sombra, en humo, en nada.

Que la alegría sea vivir sintiéndose vivido.

Entonces, cuando descubra la magia de las palabras,

escribiré mi nombre y mi poema.