14. sep., 2019

EL VIENTO

Esta casa vacía y destartalada

conocío la alegría en tiempos remotos,

cuando las risas y los llantos

se posaban en el quicio de la ventana

y llegaban las palomas, como invitadas de excepción.

Ahora sopla el viento

y no tengo dónde refugiarme.