10. sep., 2019

FE

Me basta con tu luz para creer, firmemente,

que estos árboles, que han crecido

contra todo pronóstico,

son la única verdad en este erial.

Me basta con tu luz,

siquiera con la de tus manos

o la de tu pelo,

para creer que hay otro espacio

más allá del lago,

más allá de tus palabras y las mías.