8. sep., 2019

OTOÑO

Estamos en el umbral del otoño,

y la luz es más remisa, menos locuaz, más reticente.

Ha perdido la sagacidad y perspicacia de su plenitud.

Se volverá gris e inapetente.

Andará despacio y llegará tarde a todas partes.

Se cerrarán todas las puertas y ventanas

que antes la recibían en sus casas.

Le molestarán las hojas de los árboles

y las expulsará del paraíso.

Discutirá con la noche

por ver quién tiene más poder sobre los hombres.

Protestará mucho y dejará el mundo más vacío y solitario.

Dirá siempre que no a todo.

Y yo, como Diógenes ante la estatua,

me tendré que acostumbrar a recibir las negativas