7. sep., 2019

AMAD LA LUZ

Amad la luz, apasionadamente,

sin remedio,

que nada más ocupe vuestra existencia.

Amad la luz,

sin concesiones,

como si no hubiera una noche para lamentarse,

como si la nieve cubriera todos los amores.

Amad la luz,

por su belleza,

por su color,

por su versatilidad,

por su coraje.

Amad la luz,

porque es lo último que veréis en esta vida

y lo único que os llevaréis a la otra.