7. sep., 2019

LA LUZ DE LAS ESTACIONES

La luz de las estaciones tiene algo de melancolía y algo de verdad.

De melancolía, porque se deja atrás lo más amado,

tal vez, la lluvia en el jardín aquella tarde;

tal vez, las promesas de regresar cuando anochezca.

De verdad, porque este tren en el que parto hacia ninguna parte,

solo tiene vagones para pobres.