4. sep., 2019

LA ÚNICA RESPUESTA

Me preguntas por qué hablo tanto de la luz,

pudiendo hablar del último crimen que ha salido en los periódicos.

Hay cosas mucho más importantes,

o por lo menos interesantes.

El Taj Mahal, por ejemplo,

o la lucha por el poder económico

entre China y EEUU

o los misiles que lanza Corea.

O podrías hablar sobre la vida

y más allá del universo.

¿Por qué no el tiempo con todas sus ramificaciones?

O algo más concreto: los viajes por el mundo,

las últimas exposiciones en El Prado

o la crítica literaria de algún periodista de renombre.

Mi contestación es lacónica

y, tal vez, un poco absurda.

Porque la luz es la única respuesta

a todas mis preguntas.