2. sep., 2019

LA RISA

¿Por qué no un poema dedicado a la risa?

A la risa que producen ciertas sombras

cuando ya se ha ido todo el mundo.

A la risa de mirarse en el espejo

y que se queme en el horno la comida.

A la risa que provoca

tener la habitación desordenada

y no haber oído todavía las noticias.

A la risa del desastre matutino

y de no haber ido a la peluquería.

A la risa, en fin, de nuestros actos,

hay que dedicarle un poema

para no perderse en el caos circulatorio.