1. sep., 2019

DESPERTAR

Un día le dije: vete.

Eres el invierno con todas sus mentiras y traiciones.

Mi casa es más lúgubre cuando tú estás.

Los pájaros ya no sienten nostalgia

de la lluvia, que cada vez está más lejos.

Abrir las ventanas ya no es un acto

que mire hacia el futuro.

Es la losa pesada que nos ata al pasado.

 

Se fue de mi septiembre repentino,

de mis noches vacías,

de mis miserias y de mi pesadumbre.

 

Hoy busco la ciudad donde vivimos,

el laberinto por el que nos perdimos una tarde,

la tienda en la que comprábamos amaneceres.

 

Se fue aquel sueño con el que yo soñaba

y del que desperté un día aciago y turbio,

y me quedé en un país

donde los fantasmas están en el destierro.