17. ago., 2019

JAULA DE CRISTAL

Un cuadro de Kandinski 

con toda la fuerza de la primavera.

Ahí está, ¿lo oyes?

Es el sonido desgarrado e intrépido 

de la Dance of the Knights de Prokofiev.

Ahí van cabalgando los caballos de Franz Marc

dejando atrás montañas y ríos.

Cómo te gustaba las tardes de septiembre

escuchar bajo el porche frente al mar

The Second Waltz de Shostakovitz.

Cómo soñabas con los arlequines de Picasso

y el romanticismo de Love Dream de Liszt.

¡Cuánto llegaste a hablar de las lágrimas de Pigmalión

y de la luz artificial de Edward Hopper!

No necesitabas nada.

En tu jaula de cristal 

habitaban todos los mundos,

todos los universos y las galaxias

que ningún príncipe puede conseguir.