9. ago., 2019

TE QUIERO ASÍ

Eres así.

Entonces se oyó a lo lejos el canto de un pájaro perdido.

Me gusta como eres:

distante como una casa vacía,

nostálgica como un baúl enterrado,

solitaria como un paisaje nevado.

No cambies, me dijeron los ecos de tu voz,

y el espejo me devolvió la imagen de la melancolía.

No quieras ser ese árbol que nunca dice mi nombre.

Estallaron mil noches bajo el cielo infinito

y brotó el llanto de un corazón malherido.

No llores. 

Tu llanto por no ser esa ninfa del bosque

o ese rayo fugaz que ilumina la calle,

te impide ser Galatea o Penélope,

siempre fiel al primer amor. 

Yo te quiero así, 

con tus pliegues y repliegues,

como una escultura de Bernini.

Tú tienes tu luz y tus ocasos.

Eres espuma y arena.

Eres el jardín olvidado, 

la paloma que busca al amado.

No quieras apagar la luz que llevas dentro

y quedarte en la oscuridad más absoluta.