1. ago., 2019

LA BÚSQUEDA

Te busqué en el fragor de la tormenta,

pero ahí no estabas tú.

Te busqué en la inmensidad del océano,

pero tampoco te encontré.

Escalé las montañas más altas

por ver si estabas en la cima,

pero tampoco vi tu rostro.

Pensé que estarías en el viento huracanado,

pero mi intento fue inútil.

Te busqué en los poemas de amor

y sentí un enorme vacío.

Había perdido la esperanza de encontrarte,

cuando un día llegaste sin ruidos, sin alharacas

y me amaste con la fuerza de un volcán.