11. may., 2019

HABLAR

Hablar de ese amor que se fue,

del vuelo repentino de aquel pájaro,

de la canción que llega con el viento,

del corazón del hombre solitario,

 

Hablar de todo lo humano y lo divino,

poniendo siempre a Dios como testigo.

Oír hasta el último latido

de un corazón que está junto a la hoguera.

Perderse en ese laberinto que es el hombre

y devolverle el primer sueño,

la paz de quien no teme a los dragones.

Encontrar los diamantes y las perlas

ocultos por el polvo de los días.

 

Hablar de todo lo que nos atañe,

aunque nos pille la muerte de sorpresa.