30. mar., 2019

LA ÚLTIMA NEVADA

La última nevada

fue allá por el año 2800.

Regresábamos de un sueño profundo

y el protagonista de la historia

conservaba en su mirada

la luz nítida de la infancia.

Éramos viejos ya por aquel tiempo,

pero impenetrables al frío de los hombres.

Invocábamos al pájaro nocturno

cuyo canto nos hacía temblar de madrugada.

Así era la vida:

dormíamos en las ramas de los árboles,

el amor no tenía cicatrices,

todo era nuevo bajo la lluvia,

alguien recitaba algún poema.

Vivíamos al calor de la promesa

que un día se haría voz y primavera.