22. sep., 2018

ES ROJO COMO LA SANGRE

Es rojo como la sangre

y tiene el ardor de las estrellas,

la fuerza de un volcán en un desierto,

el ímpetu de un sueño inabarcable.

Se convierte en recuerdo por las noches

y en alegre canción durante el día.

Nunca es nube, ni rayo, ni pócima amarga.

Solo lluvia que empapa la tierra, aunque esté lejos.

Calma la sed del corazón vacío,

y su voz detiene el tiempo entre los árboles.

 

Es un amigo. A veces, un poeta.