24. ago., 2018

LA ANTORCHA

A los pobres y ciegos, mi espada.

A los cautivos y desterrados, mi aliento.

A los desheredados y proscritos, mi casa.

A los rebeldes y audaces, mi sueño.

A los héroes y vagabundos, mi sendero.

A los mendigos y derrotados, mi fuerza

A los heridos y guerreros, mi esperanza.

A los sabios y profetas, mi palabra.

A los que lucharon por las causas perdidas.

A los que murieron por la libertad.

A los que nunca abandonaron el combate.

Por todos los que se lanzaron a este mar proceloso, que es el mundo,

arde hoy una antorcha en su memoria.