14. ago., 2018

LA SOLEDAD

No existe la soledad para quien sueña,

para quien vive en el quicio de lo imposible,

para quien no tiene equipaje ni banderas,

para quien habita las heridas ajenas.

 

No existe la soledad para quien grita,

para quien ama, aunque sea de rodillas,

para quien vive la alegría palmo a palmo,

para quien tiene un rincón para los pobres.

 

No existe la soledad para los héroes,

ni para aquellos que encendieron las antorchas,

ni para los que alguna vez retaron a las sombras.

 

No existe la soledad para los viejos,

ni para los que descubrieron el misterio de la noche,

ni para aquellos que hablan con Dios cuando están solos.