7. ago., 2018

EL RETRATO

Me mira desde el fondo de una calle

o tal vez de una historia que sucedió en París,

en un hotel que sólo habitan fantasmas y duendes,

en un lugar adonde ya no llegan los sueños,

ni los trenes llenos de promesas y aventuras.

 

Me mira desde lejos.

Quizás quiera saber quién soy,

qué impulso me lanza a cruzar el puente

que separa su vida de la mía,

a derribar el muro que hay tras sus ojos de acero.

 

Me mira desde lejos,

tal vez quiera preguntarme

qué hago yo aquí, en esta sala,

mirando su retrato,

este fondo impenetrable del alma

que sólo lo ve Dios.