3. ago., 2018

SE HAN IDO YENDO LOS AMIGOS

Se han ido yendo los amigos:

aquel que tuvo nombre de poeta,

el que cruzó los siete ríos de la muerte,

el que llevó en sus manos el cofre de los dioses,

el otro que sembró las espigas de oro,

el que creció con el don de la espada,

el que habló las lenguas inefables.

 

No se llevaron nada,

aunque la vida los trató sin ambages,

llenando sus días de ríos caudalosos

y caminos de árboles frondosos.

El otoño nunca llamó a su puerta

y nunca tuvieron un no como respuesta.

 

Pero no se llevaron nada,

salvo esa sed del alma en el desierto.